Martes, Agosto 11, 2020
A- A A+

EL VERANILLO DE SAN MIGUEL

 

Todos los años se cumple, sin olvido ni tardanza, tras perecer el verano, entre los aguaceros irrumpe para traernos su fragancia, su color y su calor en una brisa de calida danza. Atrás, los chubascos, las torrentadas y las tormentas de Septiembre y hasta el fresquillo otoñal por unos días se aparca sabiendose certero de su vuelta, dando paso al arcoiris que trae el despertar del “veranillo de San Miguel”.

Aunque ayer parecía que el cielo sabia que hoy en mi corazón faltaría la mitad de mi arcoiris de San Miguel.