Cada artículo de la Constitución contiene su propia antítesis, su propia cámara alta y su propia cámara baja.