Hay dos clases de personas: las que viven hablando de las virtudes y las que se limitan a tenerlas.